sábado, 22 de diciembre de 2012

CARTA PASTORAL NAVIDAD 2012


CARTA PASTORAL NAVIDAD 2012
Caros Hermanos y Hermanas en Cristo:

Reciban mis mejores deseos para esta Navidad 2012 y Año Nuevo 2013.

Navidad es una de las fiestas más importantes del calendario cristiano porque celebramos el nacimiento de la Luz del Mundo. Pero no debe ser sólo un día de fiesta y de recuerdo sino la oportunidad de hacer un alto y revisar nuestra vida cristiana para saber cuánto han influido en nuestra vida y en la sociedad contemporánea los mensajes y valores que el Maestro nos ha propuesto: Vida, Amor, Paz, Justicia, Derecho y fraternidad universal en beneficio de todos los Seres que vivimos en este mundo.

La sentencia que el Señor nos ha dejado: “Yo he venido para que tengan vida y vida en plenitud” (Juan. 10.10) debe ser para nosotros un horizonte permanente para esforzarnos en producir en nosotros un cambio serio y profundo, si queremos que el mundo cambie, cambiemos nosotros. Dice J. Krishnamurti, en su libro “A los pies del Maestro:

……El objetivo que debéis tener a la vista es realizar la obra del Maestro. No debéis jamás olvidarla, cualesquiera que sean las ocupaciones que os salgan al paso, y ninguna otra labor puede interponerse en vuestro camino, porque toda la que sea fecunda y desinteresada es labor del Maestro, y debéis ejecutarla por amor a Él….

Por tanto; en esta Carta Pastoral quiero invitarlos a reflexionar sobre algunos valores fundamentales de nuestro ser humano para ver si estamos o no contribuyendo a la fraternidad universal , que es el verdadero espíritu de la navidad, sin olvidarnos que los acontecimientos del diario vivir; deben ser iluminados por las Enseñanzas y que la realidad de cosas de suma importancia en la vida, en esta Navidad tengan un sentido profundo.

El Cuidado de la Vida

El primer valor que debemos considerar es el cuidado de la vida en todas partes y en todos los Seres.

Debemos, ser responsables de la salud física, psicológica, moral y espiritual de todas las personas: niños, jóvenes, adultos, ancianos, enfermos, hombres y mujeres tratándolos con respeto y cariño porque todos tenemos una dignidad como personas e hijos e hijas de Dios.

También debemos proteger la vida de “nuestra casa común” ) el Planeta, que está siendo agredida para sacar de sus entrañas los recursos naturales con ambiciosos propósitos mercantilistas sin pensar en su reforestación y en el uso común para todas las criaturas animadas y humanas que son desbastados por la avaricia humana.

La justicia, la paz y el derecho

Durante el tiempo litúrgico de Adviento escuchábamos el mensaje de los profetas quienes anunciaban la venida del Mesías para atender las súplicas de los indefensos.

Todos tenemos el derecho de vivir una vida con mayor calidad. Pero debemos aprender que la Vida es sagrada, en todas partes y aún antes del Misterio de la concepción, en la Mente de Dios ya Todo existe.

Encuentro con Cristo

La Navidad es la presencia de Dios con nosotros. “EL VERBO SE ENCARNÓ Y PUSO SU MORADA ENTRE NOSOTROS. ES LA LUZ VERDADERA QUE ILUMINA A TODO HOMBRE…PERO VINO A SU PROPIA CASA Y LOS SUYOS NO LO RECIBIERON” (JUANN. 1. 14. 9-12). Cristo es ese Verbo. Es un don para caminar en la vida con sabiduría, verdad, conocimiento de Dios y por Él alcanzar la santidad y la salvación.

Me preocupa la indiferencia religiosa que percibo en las personas y comunidades. Son más importantes los asuntos sociales, políticos, deportivos y económicos que los religiosos. Cada vez hay mas búsqueda incesante de embriaguez de seudo espiritualidad Constato que cada vez hay menos participación y compromiso en las celebraciones y tareas pastorales.

La Navidad debe ser un tiempo de evaluación sobre nuestra vida. Si queremos vivir una vida en plenitud no podremos alcanzarla sin un encuentro personal con el Cristo interno para dejarnos llevar por su Espíritu y redescubrir la alegría de nuestra existencia.

El Misterio de Belén

Hay un gran Misterio en el Símbolo de Belén, Estas consoladoras palabras nos invitan a recibir al Niño- Dios, el Misterio del Portal de Belén en nosotros, en suma la Luz imperecedera de Cristo en nosotros y acogerlo con fe y esperanza.. Su luz nos impulsa a comprometernos en la construcción de un nuevo mundo fundado en relaciones éticas y económicas justas. La sociedad del egoísmo y consumismo se resquebraja por falta de fundamentos sólidos. Analicemos el porqué de tantas crisis ante la Luz interna de Cristo en nosotros.

Su amor es norte para guiar a los pueblos y abrir nuevos vínculos de confianza y de intercomunicación, con la mirada puesta en tantas personas necesitadas de ayuda.. Él es la Verdad que nos hace libres, el Amor que puede transformar nuestra existencia y el Camino de una renovada humanidad.

El espíritu de Navidad que es Compasión

Cuando sentimos en ésta época, y muchas personas lo sienten de corazón, una creciente compasión sin límites, nos lleva a pensar que el espíritu de Navidad, no es una fecha del calendario, donde nos reunimos a celebrar, nos deseamos felices fiestas, palabras que han suplido la verdadera celebración de Pascua Sagrada que la Navidad tiene. Vivir la Navidad en Compasión es celebrar al Cristo Niño interno todos los días de nuestra vida, a cada instante como un acto sagrado de reconocimiento de la Sacralidad de la Vida en Todo y aún antes de nacer.

Que el Señor les bendiga a todos.-

    Feliz Navidad y que Cristo nazca en vuestros corazones.

   Natividad del Señor, de 2012
+ Miguel A. Batet
      Obispo Regionario de Argentina
     Obispo Comisario de Brasil y Uruguay

      IN NOBIS REGNAT ILLE

No hay comentarios:

Publicar un comentario